Julio, comienza el despunte y envero

Julio, comienza el despunte y envero

El verano es una etapa crucial para el desarrollo de las vides y la calidad de la uva. Durante los meses de julio y agosto, el viñedo atraviesa una fase de maduración conocida como envero. En este período, los frutos empiezan a mostrar signos visibles de su progreso hacia la madurez.

  • La maduración

El viticultor permite que las uvas maduren naturalmente, supervisando su crecimiento para asegurar que alcancen su máximo potencial.

Durante este tiempo, se realizan las primeras estimaciones de la producción de la próxima vendimia. Este es un momento de observación y cuidado, pero con mínima intervención directa en las uvas.

  • Pero, ¿qué es el envero?

El envero es un proceso fascinante en el cual las uvas cambian de color. Para las distintas variedades, cómo las tintas, estas uvas pasan del verde al rojo vivo, mientras que en las variedades blancas, el color se transforma en un tono amarillento blanquecino. Este cambio de color es una señal de que las uvas están entrando en la fase final de su maduración.

  • El despunte y selección

A pesar de la tendencia a dejar que las uvas maduren con mínima intervención, a veces es necesario realizar ajustes para asegurar la calidad del fruto. Si no se ha controlado adecuadamente el vigor de las vides y hay un sombreado excesivo de los frutos, el viticultor realiza despuntes adicionales. Esta práctica implica cortar los brotes y hojas para mejorar la exposición al sol y la circulación del aire alrededor de los racimos.

Además, durante esta etapa, se seleccionan las uvas de mejor calidad. Los racimos menos prometedores se eliminan y se dejan caer al pie de la vid, lo que no solo ayuda a concentrar los nutrientes en las uvas restantes, sino que también contribuye al abono natural del suelo.

El verano en el viñedo es una época de transformación y atención meticulosa. El despunte y el envero son etapas esenciales para garantizar que las uvas alcancen la madurez perfecta y den lugar a vinos de alta calidad. A través de estos procesos, el viticultor asegura que la próxima vendimia será fructífera y que cada botella de vino reflejará el esfuerzo y el cuidado invertidos durante estos meses cruciales.


 

Artículo siguiente Tiempo de que las flores nazcan